Solidaridad

El Plan Palenque 2015 y el turno de San Basilio

Martha Ruíz

La alianza de organizaciones liderada por la Fundación Semana, que en los últimos tres años ha impulsado la reconstrucción de El Salado, será la encargada de ejecutar el plan Palenque 2015.

Peinados palenqueros.

A solo 60 kilómetros de Cartagena, en el municipio de Mahates, está el primer pueblo libre de América, hoy considerado patrimonio inmaterial de la humanidad por la Unesco. Se trata del Palenque San Basilio, un pueblo de 3.500 habitantes que tienen lengua propia, y todavía practican rituales como el Lumbalú y la medicina ancestral africana. Allí fue donde, a principio del siglo XVII, se instalaron los negros cimarrones, liderados por Benkos Biohó. Hoy Palenque es una potencia en música e historia, y una etnia única en el país.

Pero su importancia cultural no se corresponde con su precaria infraestructura. El acueducto es una 'pluma' que funciona unas pocas horas al día y solo algunos días de la semana; no hay alcantarillado ni gas doméstico, la carretera y la infraestructura general del pueblo están fuertemente deterioradas, y lo más importante: aunque existe un título de propiedad de 3.000 hectáreas, son prácticamente improductivas, mientras los habitantes de San Basilio tienen que lanzarse al rebusque diario en Cartagena.

Por eso el gobernador de Bolívar, Juan Carlos Gossaín, decidió convertir este corregimiento en una experiencia piloto de lucha contra la pobreza y destinó 10.000 millones de pesos del presupuesto del departamento para un plan de desarrollo integral, que ya fue concertado con la comunidad. Se llama Palenque 2015.

"En lugar de pavimentar 200 metros de calles o poner un pedazo de tubería en cada lugar, se trata mejor de resolver el problema de una vez por todas en un pueblo de estos y luego replicarlo en los demás corregimientos más pobres de Bolívar y del país", dice Gossaín.

Para que los recursos sean manejados con transparencia, eficacia, y atraer otros apoyos públicos y privados, la Gobernación acudió a la alianza liderada por la Fundación Semana, que se ha encargado de la reconstrucción de El Salado, en El Carmen de Bolívar, para que ejecute este ambicioso plan de etnodesarrollo.

El esquema que tuvo éxito en El Salado es una alianza de cerca de 100 entidades públicas y privadas, que usando las sinergias y un gran soporte técnico, lograron resultados en poco tiempo. En Palenque se espera construir el acueducto y el alcantarillado, 120 viviendas, llevar gas domiciliario a todas las casas, adoquinar y reparar la plaza pública, y pavimentar lo que falta de la carretera principal, entre otras obras.

Pero más allá de los recursos que se invertirán en infraestructura, cuya ejecución correrá por cuenta de la Fundación Carvajal, se trata de construir una experiencia de desarrollo humano que sea armónica con la cosmovisión de los palenqueros. Si en El Salado se trataba de mostrar cómo las entidades públicas y las privadas podían aliarse para afrontar el postconflicto en una zona golpeada por la violencia, en Palenque el reto será impulsar el desarrollo a la vez que fortalecer lo étnico y cultural.

Para la Fundación Semana y sus aliados, el desarrollo no depende solo del cemento, ni basta con ser transparente y eficaz en la ejecución de obras. El desarrollo integral y sostenible depende de que la comunidad sea realmente protagonista del esfuerzo, y de las capacidades de liderazgo y negociación a su interior. Por eso aunque la meta es que en tres años el Plan de Infraestructura esté realizado, la parte social tomará dos años más e incluirá aspectos como mejorar la calidad de la educación y dar atención prioritaria a la primera infancia. Y de manera muy especial buscar una base económica para los habitantes de San Basilio, tema a cargo de la Fundación Saldarriaga-Concha. Adicionalmente, con apoyo de la cooperación internacional, que las tierras que poseen los palenqueros se pongan a producir y sirvan para mejorar su calidad de vida en el largo plazo.

Así se consolida el modelo propuesto por Fundación Semana, de alianza público-privada con un arraigo en las propias comunidades, que puede servir de ejemplo para un país que ha puesto sus esperanzas en la paz, en cuya realización el desarrollo rural será prioritario.

                                                               

comentarios
Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

PARA COMENTAR DEBE INICIAR SESIÓN


Ingresar a la Comunidad

Si ya está registrado en otro portal o comunidad de Publicaciones Semana no necesita registrarse de nuevo. Sólo ingrese su USUARIO y CONTRASEÑA Si no esta registrado haga click aqui.





O si lo prefiere enlace su cuenta de Facebook con FundacionSemana.com, podrá compartir en esta red social la actividad que realice en el portal y en la comunidad


Facebook